El secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, German González, se reunió este martes con el diputado del Congreso de la República e integrante de la comisión de salud, German Velázquez, quien conoció los avances en el tema de agua y saneamiento en el marco de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica.

El congresista presentó el proyecto “Procesos de pre inversión e inversión en proyectos de agua", con lo que se plantea acelerar los procesos para garantizar en un menor tiempo el acceso al vital líquido a los guatemaltecos, resaltando que el tema de nación y de emergencia nacional.

Durante su intervención el secretario González señaló: “es muy importante tener esta retroalimentación, sabemos que el diputado Velásquez tiene una experiencia acumulada en el tema desde otros espacios, el agua y saneamiento es el área más valiosa en donde se puede apoyar la ejecución de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica”.

Gonzalez resaltó: “lo importante es llevar los proyectos de agua y saneamiento a las mismas comunidades en donde los ministerios de Salud Pública y Asistencia Social; Agricultura, Ganadería y Alimentación y Desarrollo Social realizan sus intervenciones en los primeros cuatro departamentos focalizados”.

Finalizada su presentación el diputado Velásquez declaró: “siempre hemos tenido apertura por parte del secretario González, hoy realizamos una presentación de los cuellos de botella que por años se presentan para que los proyectos de agua y saneamiento no se hayan llevado a cabo, las comunidades que necesitan el vital líquido aun están demandando este servicio básico”.

Más que verlo como un trabajo debemos ver este tema con pasión y mística de servicio por llevar el agua a todos los guatemaltecos, Guatemala es un país con suficiente agua, lo que falta es la potabilidad y saneamiento en este servicio; así como, educación en el tema”, puntualizó Velásquez.

Al respecto se cuenta con el compromiso de las 82 municipalidades de los departamentos de Huehuetenango, Alta Verapaz, Chiquimula y Quiché, en donde se inició la operativización de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica, en donde los alcaldes confirmaron su compromiso reconociendo la responsabilidad de llevar los servicios básicos de agua y saneamiento con lo que se contribuye en gran medida a la reducción de este problema en Guatemala.

 

El Centro de Recuperación Nutricional ubicado en Tecpán, Chimaltenango brindará mayor atención a los infantes con casos de desnutrición aguda y crónica, ya que será ampliado para brindar asistencia a madres e hijos según expresó Pablo Lara, delegado departamental de Chimaltenango de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-.

Este proyecto se coordinó con el apoyo de la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional –COMUSAN-, La Comisión Departamental de Seguridad Alimentaria y Nutricional -CODESAN- sociedad civil y cuenta con la aprobación por parte del Consejo de Desarrollo Departamental –CODEDE-.

Esta ampliación permitirá que las madres de estos niños puedan permanecer al lado de sus hijos ya que contará con espacio para poder dormir, evitando que   pasen frío como solían hacerlo. Dicho centro tenía capacidad para únicamente 18 niños ahora podrá albergar a 18 más acompañados de la madre.  

El centro nutricional atenderá a infantes de las áreas de: Sololá, Quiché, Suchitepéquez, Sacatepéquez, y Chimaltenango.  Contará con atención personalizada para que al momento de estar totalmente recuperados regresen  a sus hogares.

Esta iniciativa surge también con el propósito de que las madres estén siempre al cuidado de sus hijos mientras se encuentran en recuperación y así evitar que se los quiten con orden de un juez. De acuerdo al protocolo establecido por las instituciones: Procuraduría General de la Nación –PGN-, Institución del Procurador de los Derechos Humanos –PDH-, Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional -SESAN y El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –UNICEF-

En el proceso de acompañamiento a los niños en  el Centro de Recuperación Nutricional se le brinda a las madres pláticas que incluyen cambio de comportamiento, hogar saludable, lactancia materna, ventana de los mil días y como llevar una alimentación sana y adecuada.

El Centro nutricional cuenta con personal capacitado para atender las necesidades como una doctora y una nutricionista para atender casos exclusivamente de desnutrición.

Según estadísticas este Centro de Recuperación Nutricional atiende al año un promedio de 85 casos de desnutrición proveniente de los departamentos de: Sololá, Quiché y Suchitepéquez.

 

Como parte de las acciones contempladas en el Plan de Respuesta para la Atención del hambre Estacional 2017, se coordinan sistemas de alerta temprana para la toma de decisiones oportunas y alinear acciones interinstitucionales que atiendan la vulnerabilidad a inseguridad alimentaria y nutricional.

Estas acciones están enfocadas a la atención del hambre estacional en Guatemala, el cual es un deterioro recurrente de la situación alimentaria y nutricional de los hogares  vulnerables, producido por perdida en cosechas de granos básicos en agricultores de infra y subsistencia y falta de ingresos económicos en la familia que dependen de actividades agrícolas relacionadas al corte de caña de azúcar, café y otros cultivos de exportación nacional.

De acuerdo a registros de más de 7 años de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, durante el periodo de hambre estacional marcado entre los meses de abril a octubre de cada año, incrementan los casos de desnutrición aguda en Guatemala.

German González, secretario de SESAN explica: “mediante la ejecución del plan para la atención del hambre estacional se busca contribuir a la mitigación de los efectos producidos en este periodo, enfocándonos en seis acciones; alerta temprana, fortaleciendo la vigilancia nutricional, monitereo de las zonas vulnerables, aumentar las capacidades de hogar para producir alimentos, articulación de actores  y asistencia alimentaria”.

Gonzalez resaltó: “es importante mencionar que en este teme contar con sistemas de alerta temprano que pronostiquen fenómenos adversos que atenten contra la producción de cultivos, permitirá tomar decisiones a tiempo y sobre todo más cercanas a la comunidad”.

“Es un esfuerzo de coordinación interinstitucional descansado en los consejos municipales y departamentales de desarrollo, en donde se recibe información de cómo se encuentran los cultivos, monitoreo de precios de los cultivos y el pronóstico de la seguridad alimentaria y nutricional de las comunidades vulnerables”, puntualizó.

Un caso de desnutrición aguda que se detecta a tiempo, tiene posibilidades de recuperarse de manera más rápida en un periodo de 10 días, por lo que es necesaria la ayuda de la comunidad y los municipios para identificar estos casos  y activar de forma oportuna los tratamientos para su atención. 

La coordinación de esfuerzos y acciones para prevenir la desnutrición aguda durante el periodo de hambre estacional en Guatemala, se fortalece con acciones interinstitucionales como asistencia técnica agropecuaria, que ayuda a prevenir condiciones climáticas que pueden cambiar drásticamente durante el invierno, con escenarios similares al año 2014 con establecimiento de canícula prolongada.

Esta intervención es responsabilidad del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA-, que fortalece las capacidades productivas de los hogares vulnerables a inseguridad alimentaria y nutricional durante este período, incrementando la disponibilidad y el acceso a los alimentos en el hogar.

German González, secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional informó: “con la activación del Plan de Respuesta para la Atención del Hambre Estacional 2017, estamos asegurando condiciones que permitan actuar a tiempo de manera preventiva sobre todo si se presenta un fenómeno del niño como en 2014”.

Sobre las afectaciones que ocasionan estas condiciones González resaltó: “tenemos análisis de municipios que han padecido estrés hídrico, eso significa que no ha llovido durante 30 días consecutivos en los últimos 4 años, ocasionando sobre todo en el maíz una mala germanización con pérdidas en la cosecha”.

Como parte de las acciones contempladas en el plan de atención al hambre estacional, el MAGA fortalece las condiciones de agricultores de infra y subsistencia, con las siguientes acciones específicas:

• Aplicación de buenas prácticas de manejo del agua para la producción agropecuaria, incluyendo cosecha y riego
• Conservación de suelos
• Curvas de nivel
• Barreras vivas
• Barreras muertas
• Acequias de ladera
• Establecimiento y manejo de sistemas agroforestales (por ejemplo Kuxur Rum y otros).
• Siembra de árboles de rápido crecimiento, en contorno
• Huertos familiares
• Protección de fuentes de agua
• Capacitación en temas agropecuarios, gestión del agua, resiliencia y manejo de microcuencas.

Estas acciones son ejecutadas por los extensionistas agrícolas, del Sistema Nacional de Extensión Rural –SNER-, a través de los Centros de Aprendizaje para el Desarrollo Rural –CADER-; por lo tanto, se debe fortalecer este sistema. Además, varias de estas acciones serán ejecutadas por la cooperación internacional y las Organizaciones no Gubernamentales -ONG-, a través de sus programas y proyectos.

Los días 6 y 7 de abril se desarrolló en el Sololá el taller, “Intercambio de experiencias con subcomisiones y facilitadores de lecciones aprendidas y retroalimentación de planes de trabajo, como resultado del sistema de monitoreo comunitario”, en esta actividad participaron representantes de subcomisiones de comunicación de: Huehuetenango, Totonicapán y Jalapa.

El taller busca que las subcomisiones se empoderen de los procesos efectivos para promover el cambio de comportamiento a nivel comunitario y operativizar los diferentes programas planteados en la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, a través de comunicación para el desarrollo

Stuardo Hernández, delegado regional de SESAN comentó: “fue un taller muy dinámico en donde los participantes aprendieron construyendo, tuvimos participantes de municipios lejanos como Santa Cruz Barrillas, Huehuetenango, lo que manifiesta el interés de estos sectores de trabajar el tema de cambio de comportamiento para prevenir la desnutrición crónica”.

Hernández resaltó: “la participación de las comisiones fue muy buena, entusiasmada y proactiva, llenaron las expectativas de los talleres, esperamos como resultado que repliquen los conocimientos a lo interno de sus comisiones municipales en SAN que es parte del efecto de este intercambio de experiencias”, finalizó.

El proceso es acompañado por UNICEF-Guatemala, que apoya la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica. María Claudia Santizo, oficial de nutrición expuso: “el objetivo es compartir también como se trabaja de una forma multisectorial, porque así como la desnutrición es multicausal el abordaje debe ser de esta forma”.

Lorenzo García, alcalde de San Juan Atitán, Huehuetenango, comentó: “en mi municipio gracias al trabajo de forma coordinada y el apoyo de todos los sectores hemos disminuido en cuatro años 14% de prevalencia de la desnutrición crónica, pero aún tenemos que trabajar fuerte para atender a las familias que necesitan apoyo”.

Como parte de las experiencias exitosas compartidas en este encuentro se resalta: la importancia de la participación de líderes comunitarios, organizaciones de mujeres, el trabajo en conjunto, la unificación de esfuerzos y la promoción de proyectos de salud, educación y seguridad alimentaria y nutricional de forma coordinada, interinstitucional y sectorial.

 

Como parte de las acciones que coordina la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional en la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, se articulan 308 comisiones comunitarias de seguridad alimentaria y nutricional, en donde se unen esfuerzos para alcanzar los objetivos en este tema.

La organización, articulación y coordinación constituyen estrategias importantes para el trabajo conjunto intersectorial, que requiere el abordaje integral de la prevención de la desnutrición crónica en Guatemala.

Durante el primer trimestre de 2017, se presentaron avances importantes en la coordinación intersectorial con actores locales que desde el espacio de las cocosanes, planifican y ejecutan acciones para atender la problemática de la desnutrición infantil en Guatemala.

Este avance se refuerza con procesos de sensibilización de la problemática, identificación de la situación en la comunidad y procesos de capacitación para el empoderamiento de actores locales y así operativizar la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica.

Martha Calderón, delegada de SESAN en Sololá, comentó: “en el departamento son 65 las Cocosanes conformadas, este proceso requiere el acercamiento inicial a las autoridades comunitarias: comisiones comunitarias de desarrollo, comisiones sectoriales y el alcalde auxiliar entre otros grupos organizados, con quienes se inicia el proceso de reconocimiento de la situación, la problemática e iniciativas de intervención, potencialidades locales, para su aprovechamiento y el proceso de gestión”.

Por su parte Pablo Lara delegado de SESAN en Chimaltenango agregó: “para nosotros las cocosanes tienen la función de un sistema de alerta temprana, como un sitio centinela, logrando que los Cocodes se involucren para que puedan identificar a un niño con desnutrición, capacitaciones de hogar saludable, una de las metas que se plantean a nivel departamental es que al menos sean conformadas dos Cocosanes por municipio”.

Las principales necesidades que se identifican desde las Cocosanes se refieren a: mejorar la situación de los servicios de salud, acceso al agua y mejora a los ingresos familiares.

Para el seguimiento de estos procesos se busca trabajar con el mayor número de representantes de la comunidad, líderes, madres guías, comadronas y facilitadores, entre otros miembros de grupos locales.  

Las funciones de la COCOSAN son:

• Trabajar conjuntamente con las instituciones involucradas en la SAN para informar sobre los problemas detectados en la comunidad.
• Mantener comunicación estrecha, participando en reuniones de COMUSAN.
• Sensibilizar a los miembros de su comunidad en temas SAN.
• Elaborar un plan comunitario de acciones en base a problemática identificada.
• Gestionar recursos de acuerdo al plan comunal SAN.
• Detectar problemas de Inseguridad Alimentaria, mediante la vigilancia de indicadores.
• Formar parte del Sistema de Alerta Temprana.
• Promover la equidad de género en procesos de SAN del nivel comunitario.