Este martes iniciaron en Chiquimula los talleres de activación de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, la que prioriza la atención e intensificación de acciones en los 11 municipios de este departamento.

Durante los tres días de actividad se fortalecerán las capacidades técnicas de personal institucional y municipal de Quezaltepeque, Concepción Las Minas, Ipala, San José La Arada y San Jacinto, con lo que se finaliza la capacitación del total de municipios de ese departamento.

Mediante dinámicas de integración, razonamientos y definición de conceptos de desarrollo y crecimiento de niños menores de dos años y responsabilidad de cada actor para prevenir la desnutrición crónica, participantes fortalecen procesos para el abordaje comunitario de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica en el país.

Además se definen las acciones que se realizan en las comunidades de Chiquimula que necesitan ser reforzadas e intensificadas de forma coordinada e integral para que la tarea y objetivos sean alcanzados.

Marco Monzón, facilitador de SESAN, comentó: "Estamos generando capacidades en el personal institucional y de los gobiernos locales como actores clave para el proceso de abordaje a nivel comunitario de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica, su socialización y establecer acuerdos con líderes comunitarios para el desarrollo de asambleas a ese nivel y trabajar en la identificación y confirmación de listados de niños menores de dos años y mujeres embarazadas que es el grupo objetivo de la estrategia".

"También se dan recomendaciones de cómo ir adaptando al contexto todo el trabajo que la estrategia plantea desde sus ejes programáticos y transversales, teniendo el compromiso de alcaldes municipales como actores clave para apoyar y fortalecer el proceso de coordinación desde nivel local", puntualizó Monzón.

Andrea Ruíz, extensionista para el desarrollo rural agropecuario del MAGA, expresó, "es importante que por primera vez se tiene una participación integral de todos los sectores, lo que viene a fortalecer y a generar acciones para llevar a la práctica las intervenciones de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica, que es un tema que nos compete a todos los guatemaltecos".

Ruíz resaltó: "como ministerio tenemos el compromiso de aumentar la disponibilidad de alimentos en el hogar, mejorar los procesos de producción de agricultores de infra y subsistencia con el manejo post cosecha, mejorar el patrimonio avícola, educación en el hogar para mejorar las prácticas de selección y preparación de alimentos, así como, promover las acciones que previenen la desnutrición crónica".

Por su parte, Oswaldo Ramírez, técnico de agua y saneamiento del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, agregó: "para alcanzar la meta planteada es necesario unificar esfuerzos, trabajar en equipo y de forma coordinada para atender a la población más vulnerable que espera el apoyo para mejorar su situación".

"Como Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social tenemos una labor muy importante, identificar en dónde se encuentran los niños a atender, por medio de barridos nutricionales, en dónde se hará monitoreo de talla y peso, para luego iniciar su proceso de recuperación y acompañamiento de la familia con temas de educación en salud", finalizó Ramírez.

Durante la exposición de los ejes programáticos de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica, se identificaron las acciones de cada actor, para llevarlas de forma integral al mismo niño y mismo hogar para lograr el impacto deseado y acelerar la reducción de la desnutrición crónica en Guatemala.

Como próximos pasos los participantes resaltaron, enfocar y unificar las acciones en mujeres embarazadas y niños menores de dos años que presentan cuadros de desnutrición y están en riesgo de inseguridad alimentaria y nutricional.

 

 

 

Martes, 25 Abril 2017 20:29

SESAN participa en Gabinete Abierto

 

 

 

El secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, German González, participó recientemente en gabinete de Gobierno Abierto, en donde abordó dos temas importantes: el Plan de Respuesta del Hambre Estacional 2017 y la elección de representantes de la Instancia de Consulta y Participación Social –INCOPAS-.

En la reunión González señaló, que se cuenta con un plan de emergencia para atender el Plan de Respuesta del Hambre Estacional para el presente año, ante una probable instalación del fenómeno de “El Niño” el cual podría darse de agosto a octubre del 2017, de ser así traería consecuencias negativas para la época seca del próximo año. 

Según información del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología Meteorología e Hidrología –INSIVUMEH- las lluvias podrían atrasarse de una a dos semanas en el corredor seco de Guatemala, con lo cual los agricultores no podrían sembrar en el periodo adecuado.

Ante la posible falta de alimentos por la época seca se prevé asistencia humanitaria para que las familias cuenten con alimentos durante el período de hambre estacional.  Actualmente el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación y la cooperación internacional trabajan con 60 mil familias con transferencias monetarias en efectivo para la compra de alimentos.

El secretario de SESAN también mencionó la elección de INCOPAS, la cual tiene un período de dos años, con 20 representantes de los diferentes sectores, que se realizará el próximo 24 de mayo en asamblea general. González expresó: “llamo a las organizaciones de la sociedad civil para que participen en este proceso de elección, de esa manera aportarán al Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional –CONASAN- dentro del Sistema de Seguridad Alimentaria y Nutricional, -SINASAN”.

INCOPAS es un órgano del SINASAN, cuyo objetivo es asesorar a la SESAN en la toma de decisiones para atender situaciones coyunturales o estructurales de seguridad alimentaria y nutricional. Está conformado por los siguientes sectores: Sector de Pueblos Indígenas, Campesino, Organizaciones No Gubernamentales, Sindical, Organizaciones de Mujeres, Universidades y Organismos de Investigación Social, Sector Empresarial, Iglesia Católica, Iglesia Evangélica y Colegios Profesionales. 

 

 

 

Con una participación de más de 35 actores locales de diferentes instancias de gobierno y municipalidades, dieron inicio los talleres para activar la operativización de la Estrategia Nacional para Prevenir la Desnutrición Crónica en Guatemala, en Alta Verapaz, en donde se busca empoderar a los principales responsables de ejecutar, a nivel comunitario, acciones que reduzcan la desnutrición crónica en el país.

En los municipios de San Juan Chamelco y Santa Cruz, Alta Verapaz, inició el proceso de fortalecimiento de capacidades técnicas del personal institucional y municipal sobre la importancia del adecuado desarrollo del niño desde el embarazo, para que trasladen los conocimientos adquiridos a espacios como las Comisiones Municipales y Comunitarias de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

La estrategia para prevenir la desnutrición crónica plantea que el abordaje de las intervenciones a nivel comunitario se realice de manera interinstitucional e integrada con otros actores, que de como resultado la planificación, coordinación y desarrollo de acciones a nivel local como asambleas comunitarias, identificación de las familias con niños menores de dos años y la programación de acciones a realizar durante el presente año.

Ingrid Batz, nutricionista de la Dirección de Área de Salud de Alta Verapaz comentó: “estamos conociendo como vamos a operativizar la estrategia, que aunque no son acciones nuevas, son a las que debemos prestarle más atención y realizarlas bien para prevenir la desnutrición crónica en nuestras comunidades, en donde debemos mejorar el monitoreo de crecimiento en niños, control en el embarazo, la suplementación con micronutrientes en niños y mujeres”. 

Por aparte Juan Carlos Solís, delegado departamental del Ministerio de Desarrollo Social, agregó: “estamos promoviendo en las beneficiaras que los programas sociales deben estar enfocadas en los niños, por ejemplo, con adecuada nutrición, además, visitaremos las comunidades más lejanas con proyectos educativos, resaltando la importancia de asistir a los puestos de salud, la higiene en el hogar y la adecuada preparación de alimentos nutritivos”.

Es un proceso largo pero asumimos el compromiso por reducir la desnutrición crónica en Guatemala, promoviendo acciones desde el hogar para generar el cambio de comportamiento que den los resultados esperados”, finalizó Solís.

Los talleres se realizan con metodologías interactivas que promueve el análisis y participación de los actores locales, quienes tienen la responsabilidad de convertirse en multiplicadores de estos temas en el ámbito local y sumar esfuerzos en la lucha por alcanzar la meta de reducir 10 puntos porcentuales la desnutrición crónica en Guatemala durante la administración actual.

 

                                                                                                                                    

 

 

 

Con el objetivo de activar la operativización de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica a nivel municipal, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-, encabeza del 24 al 28 de abril una serie de talleres en municipios insignia de: Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango y Quiché.

En los talleres participan colaboradores de los ministerios de: Salud Pública y Asistencia Social; Agricultura, Ganadería y Alimentación; Desarrollo Social, Educación, Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia y representantes de distintas direcciones de las municipalidades.

Se busca generar capacidades técnicas en el personal institucional a nivel local en coordinación con gobiernos municipales para llevar al campo las acciones de la estrategia y alcanzar los objetivos de manera conjunta.

Mario Chamalé, de la subcomisión de disponibilidad y economía familiar de la Estrategia para prevenir la desnutrición crónica expuso: “se capacitan a los distintos actores locales para unificar los procedimientos y la forma de abordar las intervenciones que previenen la desnutrición crónica, como parte de la segunda etapa de la estrategia en los 82 municipios focalizados”.

“Se promueve que los participantes puedan enumerar los determinantes de crecimiento y desarrollo dentro de Ventana de los Mil Días, identifiquen los principales retos en la implementación de la estrategia y se apropien de la metodología para el abordaje comunitario”, finalizó Chamalé.

Moisés Chen, de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional agregó: “los temas que estamos priorizando en estos eventos son: la importancia de un adecuado crecimiento y desarrollo del niño, prevención de enfermedades inmunoprevenibles trasmitidas por agua y saneamiento, también se empodera a los actores locales sobre el Modelo de Centro Operativo de Análisis Municipal”.

Como siguiente paso en la operativización de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, se espera que los participantes pongan en práctica las herramientas compartidas y desde el abordaje comunitario se analice la información de la niñez a atender, se establezca su ubicación, el número de pobladores de las comunidades focalizadas para la toma de decisiones y determinar en donde se deben llevar las intervenciones que promuevan la reducción de la desnutrición crónica. 

 

 

 

Con el objetivo de socializar a nivel comunitario los programas y el abordaje de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica en Guatemala, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-, coordina el desarrollo de asambleas comunitarias en 60 municipios de los cuatro primeros departamentos focalizados por la estrategia: Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Chiquimula.

Sobre el tema el secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, German González, agregó: “durante la presente semana se realizan asambleas comunitarias en 30 municipios de los departamentos en donde se intensifican las intervenciones de la estrategia para prevenir desnutrición crónica, para la próxima semana se suman otros 30 municipios, para abarcar el 70% de municipios de los departamentos priorizados”.

En Chiquimula este proceso avanza de forma efectiva, desarrollando talleres en los municipios de Jocotán, Esquipulas, Camotán y Chiquimula cabecera.

Abelardo Villafuerte, delegado departamental de SESAN en Chiquimula comentó: “con el compromiso asumido en las Comisiones Municipales de Seguridad Alimentaria y Nutricional –COMUSANES-, los actores locales están participando de forma activa en las asambleas comunitarias, además, las municipalidades acompañan el proceso desde las Oficinas Municipales en SAN”.

“En los municipios que se ha finalizado el proceso, estamos trabajando en la digitalización de los datos de familias con niños menores de dos años para el monitoreo y seguimiento de las intervenciones de la estrategia”, finalizó Villafuerte.

Concluidas las asambleas comunitarias se planifica la intensificación de acciones a nivel comunitario y familiar, de acuerdo al delegado de Chiquimula, Abelardo Villafuerte, una de las intervenciones que debe priorizarse en su departamento se relaciona con educación, ya que a través de las asambleas se identificó que la mayoría de madres de familia no saben leer y escribir, por lo que se propone un proceso intensivo de alfabetización.

Durante estos talleres se reafirma el compromiso de todos los sectores involucrados en la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, quienes ya se encuentran alineados para la operativización de ésta prioridad del Gobierno del presidente, Jimmy Morales, en reducir en 10 puntos porcentuales este problema en Guatemala.

El secretario de Seguridad Alimentaria y Seguridad, German González, participó este miércoles en la presentación de los resultados de validación de la “Manta de Crecimiento”, herramienta para evaluar el retardo de crecimiento en niños y niñas, como parte de la implementación de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica.

Este esfuerzo es apoyado por el proyecto Nutrisalud y Salud Comunitaria de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional –USAID-, que acompañó la validación a nivel comunitario mediante un proceso de sensibilización y socialización del problema de desnutrición crónica en Guatemala.

Durante su intervención el secretario de SESAN, German González, señaló la importancia de esta herramienta, la que será de uso masivo en los casi 60 municipios que serán intervenidos en la primera fase de la estrategia nacional para prevenir la desnutrición crónica.

González comentó: “este instrumento apoyará a las familias a nivel comunitario, para conocer si los niños están creciendo de manera adecuada, es importante porque permitirá hacer evaluaciones periódicas y motivará la toma de decisiones en el hogar para mejorar la alimentación de la familia y cumplir la meta de país en reducir la desnutrición crónica”.

La subcomisión de cambio de comportamiento de la estrategia para prevenir la desnutrición crónica, trabaja en el plan de implementación de la manta de crecimiento en todas las comunidades en donde se realizan intervenciones integrales y no integrales de la estrategia y que permita su implementación de manera masiva para alcanzar los resultados esperados”, puntualizó el titular de SESAN.

Claudia Nieves del proyecto Nutrisalud de USAID, comentó: “la manta de crecimiento es un instrumento de uso comunitario, fácil de transportar, ayuda a visibilizar el problema de retardo de crecimiento o desnutrición crónica, cuando los niños se van quedando pequeños en estatura para su edad, es una herramienta de fácil uso para padres de familia y la comunidad en general que les ayudará a tomar las decisiones necesarias para prevenir la desnutrición”.

Esta herramienta no sustituye los procesos de monitoreo de crecimiento ni el uso de un infantómetro o tallímetro utilizado en los servicios de salud, es un instrumento para sensibilizar sobre la desnutrición crónica y detectar de forma temprana el problema, para que el niño no se desnutra.

La manta de crecimiento ha sido utilizada en Camboya y Bolivia, en donde se utiliza desde el 2009, sumando experiencias exitosas para visibilizar el problema de la desnutrición crónica y la toma de decisiones para mejorar las condiciones de vida en sus poblaciones.