La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, a través de su delegación departamental en Totonicapán, coordina la conformación de la Comisión Departamental de Escuelas Saludables –CODES-, ejecutando en el Plan Operativo Anual en el cual destaca la reactivación y fortalecimiento de las Comisiones Municipales de Escuelas Saludables –CODES-.

Dentro de las actividades que contempla el plan de acción de la CODES, se resalta la implementación de un diplomado de escuelas saludables, con el apoyo de Catholic Relief Services (CRS), a través del proyecto “Aprendizaje para la Vida”, y del Cuerpo de Paz de la Embajada de los Estados Unidos, quienes impulsan la estrategia que contribuye a fortalecer los esfuerzos por reducir la desnutrición crónica en Guatemala.

Esaú Guerra Samayoa, delegado de SESAN en Totonicapán, comentó: “En las ocho comisiones municipales de seguridad alimentaria y nutricional –COMUSANES-, se presenta la Estrategia de Escuelas Saludables, para implementar las buenas prácticas desde las aulas, con acciones que van desde la higiene hasta una alimentación nutritiva”.

Guerra señaló: “Son cinco componentes que contempla las Escuelas Saludables, las políticas y normas dentro de las escuelas, entornos saludables, mejoramiento de la alimentación escolar, higiene en la escuela y participación comunitaria educativa”.

Este esfuerzo requiere de una coordinación institucional en donde intervienen como actores principales los ministerios de: Educación, Salud Pública y Asistencia Social, recientemente se incorporaron los ministerios de: Agricultura, Ganadería y Alimentación, Desarrollo Social y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional que coordina los procesos, para una coordinación efectiva y lograr que los centros educativos sean certificados como escuelas saludables.

En el tema de Escuelas Saludables, Totonicapán suma varias experiencias con un acompañamiento permanente de los voluntarios del Cuerpo de Paz, de la Embajada de los Estados Unidos, que tiene como objetivo principal mejorar la salud de los alumnos de áreas rurales (nivel primario y secundario) a través de prácticas sostenibles de hábitos saludables que a su vez contribuya a la mejora de la seguridad alimentaria y nutricional de las comunidades rurales del occidente de Guatemala.

De acuerdo a datos compartidos por el Sistema de Información Gerencial en Salud -SIGSA-, hasta la semana epidemiológica número 6 del presente año, no se reportan muertes por desnutrición aguda en niños menores de 5 años, informe confirmado por la Comisión Interinstitucional para el Análisis de la Mortalidad por Desnutrición Aguda, conformado por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social –MSPAS- y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-. 

Este informe es de uso público en el Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional -SIINSAN-, www.siinsan.gob.gt, en donde de acuerdo a casos comparativo a la misma semana epidemiológica número 6, en 2015, se contabilizaban 3 casos de niños fallecidos por desnutrición aguda, lo que da indicio de la baja en la tendencia de esta problemática a nivel nacional.

Juan Roberto Mendoza, de la dirección de Planificación y Monitoreo de SESAN, e integrante de la comisión interinstitucional comentó: “La comisión se conformó en 2013, con el fin de analizar la caracterización de cada caso reportado de muerte por desnutrición aguda y basado en criterios técnicos se determina si efectivamente la causa de la muerte fue por esta complicación u otras causas”.

Mendoza se refirió a los criterios que se toman en cuenta para descartar que la causa de la muerte del infante fue por desnutrición aguda, “puede ocurrir una desnutrición secundaria consecuencia de otro tipo de enfermedades como; diarrea aguda y neumonía, de igual manera un niño que nació prematuro o bajo peso; así como los niños que tienen malformaciones congénitas también se descartan porque presentan desventajas a un niño normal y requieren una atención especial y tienen riesgo a desnutrirse”.

La reducción de casos y muertes por desnutrición aguda en Guatemala se atribuye a una coordinación interinstitucional efectiva, con acciones puntuales en la atención del hambre estacional en el país y el apoyo de la cooperación internacional como el Programa Mundial de Alimentos -PMA-.

Las acciones ejecutadas para disminuir esta problemática inician con la vigilancia nutricional oportuna e identificación de casos, la atención a familias con niños que presentan desnutrición aguda a través de asistencia alimentaria, coordinada por SESAN y el viceministerio de Seguridad Alimentaria y Nutricional del MAGA, el PMA y el monitoreo y seguimiento de los casos atendidos.

Para fortalecer estos esfuerzos se busca una atención integral a las familias vulnerables, sumando el apoyo de programas sociales como el de transferencias condicionadas que ejecuta el Ministerio de Desarrollo Social –MIDES-, y otros programas desarrollados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA-, para que una misma familia reciba todas intervenciones y lograr el impacto deseado.

Los informes elaborados por la Comisión Interinstitucional para el Análisis de la Mortalidad por Desnutrición Aguda, son presentados ante el secretario de SESAN, German González y la Ministra de Salud Pública y Asistencia Social, Lucrecia Hernández Mack, para la toma de decisiones y prevenir en primera instancia que el niño padezca de desnutrición aguda y en los casos detectados, asegurar que el infante reciba el tratamiento específico para que salga de esta condición en un corto plazo.

Con el objetivo de avanzar en la implementación de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, inició el proceso de capacitación de 10 facilitadores que apoyarán el “Diplomado de Comunicación para el Desarrollo y Gobernanza en SAN”, en los departamentos priorizados por la estrategia, Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz y Chiquimula.

Este proceso de capacitación incluye el fortalecimiento de los temas, diagnóstico en SAN y de comunicación para el desarrollo, Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, Ventana de los Mil Días, los 4 pilares de la SAN, gobernanza en SAN y mapeo de alcance del trabajo integrado, entre otros temas.

Nineth Paz, de Fortalecimiento Institucional de SESAN, comentó: “después del proceso de selección, los facilitadores están siendo capacitados con base en una guía metodológica diseñada por SESAN, para la implementación de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica”.

Paz resaltó: “al final del proceso esperamos que el equipo multidisciplinario se convierta en facilitadores y co-facilitadores de grupos específicos institucionales y municipales que trabajarán en el diplomado, para vincular el proceso de gobernanza en SAN a nivel local”.

Finalizado el diplomado, se conformará un equipo a nivel local que dará seguimiento a las actividades de integración de las instituciones y autoridades locales, para el abordaje de la estrategia de prevención de la desnutrición crónica.

El diplomado también contempla la atención de los siete municipios de Jalapa, en donde se fortalecen colaboradores de las instituciones de gobierno y diferentes direcciones de las municipalidades.

Este proceso es apoyado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF-, y de acuerdo al cronograma de trabajo de la Dirección de Fortalecimiento de SESAN, el diplomado iniciará el 13 de marzo en 21 municipios de Huehuetenango.

El director de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo –AACID-, Nestor Fernández Rodríguez, inauguró en Chiquimula, cuatro proyectos en el marco de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica y de la Política Nacional para el Desarrollo Rural –PNDRI-. Los proyectos serán ejecutados por el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda –MICIVI, las secretarías Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano –SE CAC- y de Seguridad Alimentaria y Nutricional –SESAN-, así como por la Mancomunidad Copán Ch’ortí.

La visita del director, Fernández Rodríguez, responde al compromiso de la Junta de Andalucía de apoyar los esfuerzos nacionales en la lucha contra la desnutrición crónica infantil, lo que impide que desarrollen todo su potencial como personas y ciudadanos. Es por ello que, la AACID inició en 2016, una nueva etapa de trabajo en el país, mediante el financiamiento de cuatro intervenciones ejecutadas por entidades públicas en la región Ch’orti’ de Chiquimula.

La SESAN, participa en el proyecto “Fortalecimiento de la Gobernanza local en SAN, en el marco del PESAN 2016-2020”, para contribuir al fortalecimiento de la gobernanza local para mejorar la SAN de la población, a partir del uso y análisis de la información de los diagnósticos locales de SAN; la priorización de problemas y sus soluciones; abordaje de los problemas priorizados en los planes de desarrollo municipal; así como, su implementación y monitoreo. El proyecto desarrollará acciones de forma coordinada y conjunta con autoridades gubernamentales y de la sociedad civil dentro del Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

German González, secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, mencionó: “Las autoridades de los 4 municipios han participado y apoyado los procesos de formación y capacitación en la temática de gobernanza en SAN y la Estrategia Nacional para la Prevención de ña Desnutrición Crónica, para atender la problemática de la desnutrición infantil de manera integrada, para ello se reactivaron y fortalecieron las comisiones municipales de SAN, estableciendo un proceso de capacitación que les permitirá conocer sus principales roles y funciones. Además, se definió los indicadores para la generación de información de las salas situacionales de SAN a nivel municipal, y se actualizó la base de datos de niños menores de 2 años y mujeres embarazadas en los municipios intervenidos por el proyecto”.

La Mancomunidad Copan Ch’orti’, ejecuta el proyecto “Promoviendo el acceso a mercados y a una mejor seguridad alimentaria a productores/as en 12 comunidades de 4 microcuencas de la región Ch’orti”, con el que se contribuirá a que los infantes menores de 5 años, así como, mujeres embarazadas y lactantes adopten una dieta nutritiva y equilibrada.

El proyecto mejorará la disponibilidad de alimento, la generación de medios de vida resilientes al cambio climático y promover la gobernanza para la generación, implementación y monitoreo de políticas locales en SAN, con acciones coordinadas y en conjunto con autoridades gubernamentales y de la sociedad civil en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional. El monto de inversión es de 335,040.00 dólares, beneficiando a 750 familias.

Camotán, Jocotán, Olopa y San Juan Ermita, Chiquimula, forman parte de la Mancomunidad Copan Ch’orti’, municipios priorizados por la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, la cual pretende reducir en 10 puntos porcentuales la desnutrición crónica en niños menores de dos años, según la meta del Presidente de la República, Jimmy Morales.

 

El secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, German González y el comisionado para la Reducción de la Desnutrición Crónica, Andrés Botrán, participaron en el proceso de formulación del proyecto de “Abogacía en la reducción de la malnutrición en Guatemala, utilizando perfiles y costeo de intervenciones de la nutrición”.

Esta iniciativa es apoyada por el proyecto FANTA II, de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, también conocida por sus siglas en inglés como USAID, e involucra a actores clave nacionales mediante un proceso participativo y un enfoque de formación de consensos hacia una visión nacional compartida para la nutrición.

Sobre el tema el secretario de SESAN, German González, expuso: “El trabajo que realizamos en conjunto con USAID, es para preparar todo el análisis que permita hacer una abogacía para conservar el tema como una prioridad nacional, trabajando de la mano con la ejecución de los ministerios y mantenerlo en la agenda de los distintos grupos de toma de decisión en el país, tanto del sector público como privado y de la cooperación internacional”.

González agregó: “Utilizando los datos de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI). 2014-2015, presentamos la situación actual del país, la tendencia de la desnutrición aguda y crónica, el descenso que tienen ambos indicadores, sustancialmente el de desnutrición aguda, es evidente el hecho que es necesario trabajar fuerte en la desnutrición crónica en Guatemala, en donde de cada 100 niños uno presenta desnutrición aguda y 46 desnutrición crónica”, puntualizó.

Analuisa Guillén de la dirección de Fortalecimiento Institucional de SESAN, comentó: “La herramienta nos brinda la matriz de cómo hacer las correcciones a corto y largo plazo y definir cuáles serán las intervenciones puntuales y compromisos que asumirá cada ministerio en la reducción de la desnutrición crónica en Guatemala”.

Perfiles, consiste en un conjunto de modelos computarizados que calculan las consecuencias, si la malnutrición no mejora durante un tiempo determinado y los beneficios de la mejora de la nutrición durante el mismo periodo de tiempo, incluyendo las vidas salvadas, las discapacidades evitadas, las ganancias para el capital humano y productividad económica para el país.

El costeo de intervenciones de la nutrición, calcula los costos para implementar un conjunto integral de programas de nutrición en un país o en un área geográfica priorizada durante un periodo de tiempo específico.

 

 

Con el objetivo de atender a familias vulnerables a inseguridad alimentaria y nutricional –Insan-, afectadas por sequía y pobreza, la delegación departamental de SESAN en Jalapa, coordina la entrega de asistencia alimentaria a 3 mil 850 familias.

Las familias beneficiadas pertenecen a los municipios de Mataquescuintla, Monjas, San Manuel Chaparrón, San Luis Jilotepeque y Jalapa, en donde de acuerdo a evaluaciones de campo existe más afectación por eventos climáticos.

Erick Orellana, delegado departamental de SESAN en Jalapa, explicó,“ se detectan a las familias por medios de los Consejos Comunitarios de Desarrollo –COCODE-, se realiza el listado de familias para presentarlo ante la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional –COMUSAN-, para su aprobación y su traslado ante la Comisión Departamental de SAN, que realiza la verificación de los listados ante el RENAP, para posteriormente hacer el requerimiento ante el viceministerio de Seguridad Alimentaria y Nutricional –VISAN-, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, de donde se da respuesta lo ante posible a la solicitud”.

Orellana agregó: “como seguimiento a estos procesos se realizan monitoreos de crecimiento en los niños, además se programan visitas domiciliares para constatar que se consuma de forma adecuada el alimento a través de charlas sobre preparación de alimentos y calidad del producto, también se indica a los padres de familia que no pueden vender el producto”.

En esta entrega de asistencia alimentaria las familias recibieron:
• 30 libras de frijol
• 20 libras de arroz
• 30 libras de harina de maíz nixtamalizada
• 17. 6 libras de avena mosh
• 01 cajas de atol fortificado listo para el consumo de 24 unidades

Esta asistencia prevé cubrir la demanda alimenticia de una familia de 5 integrantes durante un periodo de un mes. 

De acuerdo a la delegación de SESAN en Jalapa, tras un barrido nutricional realizado en el departamento, se programa una nueva solicitud de asistencia alimentaria, en donde se incorporarán nuevas familias vulnerables a Insan, para atenderlas en los meses de mayo, junio y julio, que es el periodo de hambre estacional en esa región del país.